...
Cortesía

Cortesía

Gobierno de Nicaragua da 90 días para salir del país a fray italiano

Migración canceló la residencia al religioso pese a que tenía varios años de vivir en el país


El Gobierno de Nicaragua a través de la Dirección de Migración y Extranjería ha decidido cancelar la residencia del fray italiano Damián Muratori y le ha dado un plazo de 90 días para permanecer en el país, luego que la secretaria política del FSLN del municipio de San Rafael del Norte, departamento de Jinotega, lo acusara de supuestamente haber participado en los tranques que se levantaron en el contexto de la crisis sociopolítica de abril 2018.

El religioso quien es rector del Santuario de Tepeyac donde descansan los restos del padre Odorico D' Andrea, a través de un comunicado negó tales acusaciones.

En su carta, Muratori afirmó que la tarde del 8 de junio del 2018 recibió la visita de la alcaldesa Norma Herrera y el secretario político Noel Gutiérrez, quienes lo invitaron a que los acompañara a dialogar con las personas que se mantenían en los tranques de Sabana Grande.

"Estando en el lugar llamamos al secretario político departamental Leónidas Centeno, para consultarle sobre el pacto de paz que las autoridades de Jinotega habían firmado con la oposición, para evitar tranques y confrontaciones, el señor Centeno nos informó sobre el contenido del acuerdo y el padre Damián se comprometió a dialogar con los muchachos del tranque para pedirles que lo levantaran y que se manifestaran de otra forma", señala el religioso en el comunicado.

Moratori afirma que ese 8 de junio a eso de las 5:30 pm logró dialogar con los muchachos y concientizarlos sobre la situación que estaba atravesando la nación.

Además, afirma que trató de persuadir a un grupo de simpatizantes del gobierno de San Rafael del Norte que tenían la intensión de confrontarse con los muchachos que estaban en el tranque.

"El padre Demian les pidió que desistieran de ese propósito y que mantuvieran la calma, lo mismo le pidió a los policías, sugiriéndoles que resguardaran ambos grupos para evitar agresiones. Al atardecer los dos grupos se dispersaron pacíficamente y el padre Demián se fue a celebrar la eucaristía en la Capilla de Sabana Grande. Afirmar que esa acción significó apoyar a los tranques, quiere decir que también la señora alcaldesa y el secretario político participaron en ese hecho, razón por la cual solicito que no se mal interprete la realidad de los hechos y a reconocer que gracias a la intervención de las tres autoridades (iglesia, alcaldía y secretaria política) esa tarde y para siempre se pudo evitar una confrontación que podía causar muertos y heridos", argumentó el religioso.

Desde el estallido social contra el Gobierno en abril 2018, varios líderes religiosos y templos católicos han sido blanco de ataques por parte del gobierno y de fanáticos del partido, dicho contexto ha obligado a varios religiosos a recurrir al exilio por las amenazas que han recibido.

Muratori, quien reside en Nicaragua desde 1976 explicó que el Gobierno nicaragüense le comunicó el 30 de abril pasado que “mi residencia estaba suspendida, pero me otorgaban 90 días de estadía en el país”.