...
Cortesía

Cortesía

La iglesia católica de Nicaragua conmemora el primer año del atentado a la imagen de la Sangre de Cristo

La Catedral permanecerá abierta al público desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde.


Con una jornada de oración y silencio, así conmemora la iglesia católica de Nicaragua este 31 de julio el primer año del atentado a la imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de Managua.

Desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, la Catedral permanecerá abierta al público en el marco de esta jornada de oración, donde los fieles podrán visitar los restos de la imagen calcinada; la iglesia ha pedido a los devotos que asistan vestidos de blanco en señal de respeto.

El atentado contra la venerada imagen de 383 años de antigüedad ha sido calificado por la iglesia católica como un acto de sacrilegio y de profanación, y ha afirmado que este hecho condenable fue un acto planificado de terrorismo "planificado con mucha calma".

Testigos del hecho, afirmaron haber visto ese día a un sujeto desconocido lanzar una bomba molotov en el interior de la capilla que albergaba la imagen lo que de inmediato generó el incendió.

Hasta ahora la versión oficial de la Policía Nacional es que la quema de la imagen no fue producto de un atentado sino por la explosión de una botella de alcohol y por el calor en la capilla. En su momento, incluso la vicepresidente de Nicaragua Rosario Murillo atribuyó la combustión de la imagen a veladoras que encienden los feligreses", no obstante el Cardenal Leopoldo Brenes descartó ambas versiones.

"Dentro de la capilla no hay ninguna vela y tampoco tenemos cortinas, o sea que no podemos pensar que el incendio, pudo ser eso”, afirmó Brenes.

"Mis buenos hijos, quisiera recordarles y exhortarles a que podamos participar de forma virtual o física el día 31 de julio cuando vamos a tener un momento de silencio, oración, rogativa al conmemorar el primer aniversario del atentado a nuestra venerada y consagrada Sangre de Cristo", expresó el Cardenal Leopoldo Brenes.

A un año de este suceso, el cardenal instó a la feligresía a participar de la agenda conmemorativa este 31 de julio pidiendo "por el cese a la violencia, que se acabe el descarte, el odio y se logre la reconciliación en Nicaragua".

A lo largo del día se repicarán las campanas de catedral cada hora para pedir "por la paz de los nicaragüenses", además se tiene previsto que se oficie una misa a las 12 del mediodía.

Antes de la liturgia, entre las 8 y las 10 de la mañana se rezarán los rosarios de Misterios Gozosos y Dolorosos, luego de esto a las 11 de la mañana se realizara un viacrucis en Catedral.

De 1 a 3 de la tarde continuarán los rezos a la Coronilla de la Divina Misericordia y las 4 de la tarde se rezarán los Misterios Luminosos.

El Cardenal pidió a los devotos que decidan participar de manera presencial hacerlo bajo todas las medidas de prevención de la covid-19 con el uso de mascarillas, guardando distancia y sin aglomeraciones.

Para aquellos que decidan seguir la liturgia en casa desde las redes sociales, los instó a colocar una imagen de la Sangre de Cristo y unirse en oración.