...
VOS TV

VOS TV

Cardenal afirma que obispado está tranquilo pese a amenazas de procesos judiciales

El jerarca católico declaró que la iglesia católica nicaragüense no debe ser vista como un enemigo del Gobierno.


El cardenal Leopoldo José Brenes, arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, se refirió al reciente informe aprobado por la Asamblea Nacional, en el que se recomienda juzgar a los religiosos que hayan apoyado manifestaciones antigubernamentales iniciadas en 2018.

“Deberían ser juzgados y sus comunidades o asociaciones investigadas a fondo, ya que se escudaron tras lo religioso”, cita el documento desarrollado por diputados, en el que fueron consultados supuestas víctimas de las protestas y militantes del partido gobernante.

Brenes, al ser consultado sobre este tema por medios de comunicación nacionales, asegura que no son enemigos del Gobierno, mucho menos poseen algún interés en cargos públicos, por ello, lamenta las amenazas reiteradas en su contra.

“Nosotros estamos tranquilos, seguimos orando por aquellos que hablan mal de nosotros, por aquellos que nos calumnian, porque es nuestra misión, en primer lugar, nosotros no somos enemigos del Gobierno, nosotros con nuestras enseñanzas aportamos lo mejor para el bien común, que es la misión de la iglesia, pero no tenemos ningún interés (...) yo tengo bastante con ser sacerdote, que es la gracia más hermosa”, dijo el cardenal.

Según Brenes, este tema no ha sido abordado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), puesto que “hay cosas más importantes en Nicaragua”.

“Me di cuenta la cantidad de gente que me quiere en toda Nicaragua, están preocupados tanto por los obispos, como por los sacerdotes, así que nosotros estamos tranquilos, seguimos trabajando, nuestros sacerdotes siguen trabajando en sus parroquias”, refiere el religioso.