...
Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Jaime Íncer Barquero: nuestros recursos están en peligro de extinción

En los próximos años, los efectos serán más severos y si no se corrigen estos daños a tiempo se estaría entrando a un proceso de desertificación, expresó el ambientalista.


A nivel regional, Nicaragua es uno de los países más vunerables a los efectos del cambio climático, por lo que se hace necesario que las alcaldías, la ciudadanía, los productores y el mismo Estado implemente políticas de conservación de nuestros recursos naturales o de lo contrario se extinguirán, advirtió el científico y ambientalista Jaime Íncer Barquero.

Lea: Deforestación arrasa con los ríos, advierte Centro Humboldt

En los próximos años los efectos serán más severos y si no se corrigen estos daños a tiempo estaríamos entrando a un proceso de desertificación, expresó el ambientalista.

Recientemente, por el avance de la frontera agrícola, la deforestación y las actuales condiciones climaticas, el Río Coco ubicado entre la frontera de Nicaragua y Honduras empieza a reducir su caudal y ha entrado a un proceso de extinción de la fauna y sobrevivencia de las comunidades aledañas a la cuenca hídrica.

Desde hace tiempo todos los bosques de Nicaragua están sufriendo un indiscriminado despale y eso contribuye a la disminución del caudal de los ríos, porque en lugar que los bosques infiltren agua, generan erosión en la superficie, afirmó Jaime Íncer Barquero.

Según datos del Centro Humboldt, de las 36 fuentes de agua en las distintas comunidades del país, 34 han presentado su nivel mínimo de agua y otras incluso se han secado, especialmente las que se ubican en el corredor seco de Nicaragua.