...

RSE y las crisis empresariales

Las empresas deberían estar preparadas ante cualquier situación de crisis. Esto se logra creando estrategias que contribuyan al buen gobierno empresarial.


La Responsabilidad Social Empresarial también está ligada a otros términos como innovación, reputación o productividad: valores que, a su vez, hacen incrementar la competitividad de las empresas que los aplican. Se manifiestan en forma de reducción de costos por el aumento de la eficiencia, de nuevas vías de negocio con productos y servicios sociales y sostenibles, anticipando riesgos o incrementando la confiabilidad vía transparencia y buen gobierno.

Según estudios, el 95 por ciento de las empresas y de las marcas a lo largo de la historia, tiene una crisis, cómo mínimo que afecta la reputación, credibilidad y los resultados de la misma. También, se estima que el 99 por ciento de las empresas nunca están preparadas para gestionar una crisis empresarial de forma eficaz y no conocen las posibilidades de la comunicación.

Por ello, los especialistas en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) recomiendan que las principales actividades a las que debe dedicarse un buen directivo de cualquier empresa, sean la planificación estratégica, la responsabilidad empresarial y la comunicación. Estas tres acciones son fundamentales para evitar o resolver crisis internas y externas.