...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Proyecciones de crecimiento económico del Gobierno serían difíciles de cumplir, según expertos

El Gobierno de Nicaragua tiene altas proyecciones de crecimiento


La economía de Nicaragua crece a buen ritmo y podrían superarse las estimaciones de incremento del Producto Interno Bruto (PIB), en hasta un 3.8%, superior al 3.5% proyectado a inicios de 2021, según el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta.

No obstante, el economista Luis Murillo se muestra menos optimista con este pronóstico, al estimar que la economía decrecerá entre -1 y -1.5%, por lo que urge una solución político social para la reactivación económica.

“Hay elementos que están generando una aparente recuperación pero no quiere decir que vayamos a salir fácilmente de la recesión de 3 años. No va a provocar un efecto arrastre, hay mayor aumento de consumo alimenticio hacia el exterior, así como de remesas, sin embargo, hay retos que superar como recuperar la credibilidad para solicitar créditos, disminuir la actividad económica informal que está en un 85%”, expresó el experto.

Murillo manifestó que es comprensible que el gasto público, principalmente en construcción haya incrementado en un 11 % recordando que son proyectos a largo plazo.

“El problema es la caída de la inversión directa es de un 68% y la productividad ha venido disminuyendo, el nivel de desempleo abierto es manejable, según el Banco Central de Nicaragua (BCN), equivale al 6,3%, pero creo que es el doble, expuso Murillo.

Alfredo César, expresidente del Banco Central de Nicaragua, refiere que el único factor favorable que podría estar impulsando la economía es el desembolso de préstamos de organismos multilaterales.

“Para impulsar la economía aquí se requieren de 2 motores, uno es la inversión extranjera directa que ha colapsado, el año pasado fue el 10% del 2017, es decir que cayó en un 90%, esto se recuperará hasta que se elija un Gobierno legitimo y en el caso del turismo es difícil que crezca más allá de lo poco que está generando el regional y nacional, el internacional que ha sido el gran motor, el norteamericano como europeo, está neutralizado porque no han dejado que vuelen regularmente las líneas aéreas”, señaló César.

A pesar de que en 2020 la economía nicaragüense decreció en un 2%, para este año el Banco Central de Nicaragua estimó un crecimiento del PIB entre un 2.5% y 3.5%, por otro lado el FMI prevé un 0.2%, mientras que el Banco Mundial proyecta un crecimiento del 0.9%.