...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

Una de cada tres personas en el mundo careció de alimentos en 2020, según la FAO

"El hambre afecta a cerca del 8,7% de la población centroamericana", explicó el Oficial de nutrición de la FAO para América Latina y el Caribe, Israel Ríos.


La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), destacó en un reciente informe que producto de la pandemia del coronavirus en 2020, una de cada tres personas en el mundo enfrentó escasez de alimentos.

“Como mínimo, 83 millones de personas y quizá hasta 132 millones pudieron empezar a padecer hambre a partir del año 2020 como resultado de la recesión económica ocasionada por la pandemia, hablamos de cerca del 12% de la población mundial, ese año unas 928 millones de personas estuvieron en situación de inseguridad alimentaria grave”, dijo Iván León, representante de la FAO en Nicaragua.

León calificó esta situación como alarmante.

“La pandemia nos revela deficiencias en nuestro sistema agroalimentario que amenaza la vida y los medios de subsistencia en todo el mundo, sobre todo de las personas más vulnerables que viven en contextos frágiles, a pesar de que en 2020 la cadena de suministro de alimentos demostró que eran más sólidas se evidenció una erosión en la capacidad de las personas para comprar alimentos”, añadió.

Según el funcionario, ante la pérdidas del empleo y por consiguiente los bajos ingresos de la población, es necesario concretar compromisos más sólidos dirigidos a la transformación de los sistemas agroalimentarios para erradicar todas las formas de inseguridad alimentaria y malnutrición ofreciendo dietas asequible y saludables para todos.

La tendencia para este año es similar a la que se presentó en 2020, donde ocurrió un incremento en la subalimentación, la inseguridad alimentaria pasó de moderada a grave en Centroamérica, por ende más personas se encuentran en situación de riesgo.

De acuerdo con la FAO, cerca del 35.7% de la región centroamericana ha padecido inseguridad alimentaria moderada o grave en 2020, es decir, más de 20 millones de personas padecieron de esta situación el año pasado.

En 2020 el hambre se disparó en términos tanto absolutos como relativos superando al crecimiento demográfico: se estima que el año pasado padeció subalimentación cerca del 9,9 % de la población total, frente al 8,4 % registrado en 2019.

Más de la mitad de la población subalimentada (418 millones de personas) vive en Asia, más de un tercio (282 millones) en África, y una proporción inferior (60 millones) vive en América Latina y el Caribe.