...
Cortesía

Cortesía

Danny Berrios llega a Nicaragua una semana después de haber cancelado participación en concierto del Chocolatito

Danny Berrios fue recibido por Román González en el aeropuerto


El cantante de música cristiana y predicador estadounidense, Danny Berrios llegó a Nicaragua la mañana de este viernes, para participar en el concierto organizado por Román "Chocolatito" González.

Berrios llega al país una semana después de haber anunciado la cancelación de su participación en dicho evento.

"A todos mis hermanos Nicaragüenses les comunico que he cancelado mi participación en el concierto con Chocolatito que se llevará acabo el 17 de Abril. Dios bendiga a Nicaragua. Los Amo", escribió Berrios el pasado viernes en su cuenta de Twitter.

Cuando Berrios canceló el concierto no explicó los motivos, aunque usuarios de redes sociales afirmaron que se debía a la petición que habían hecho cientos de nicaragueses por la vinculación del Chocolatito con el Gobierno del presidente Daniel Ortega y de querer usar ese espectáculo para desviar la atención del tercer aniversario del estallido social contra el mandatario.

Este viernes Danny Berrios fue recibido por Román González y el pastor Omar Duarte, en el Aeropuerto Augusto César Sandino de Managua.

Según declaraciones del Chocolatito, el concierto se realizará el 17 de abril en las instalaciones del Polideportivo Alexis Argüello a partir de las 6:00 de la tarde y será gratuito.

El Chocolatito, quien es considerado como el "heredero" de Alexis Argüello, y ganador de cinco títulos mundiales en cuatro divisiones distintas, es criticado por la oposición nicaragüense por subir al cuadrilátero con propaganda a favor de Ortega y los sandinistas, y por participar en actos políticos.

En su última pelea frente al mexicano Francisco 'Gallo' Estrada, que perdió por decisión, González lució una camiseta con el mensaje "Cristo te ama, Daniel y Rosario 2021 #vamospormasvictorias", con la imagen del presidente y su esposa vicepresidenta -que aspiran a una nueva reelección en los comicios de noviembre próximo-, más una gorra de la Policía Nacional, señalada por organismos defensores de derechos humanos por supuestas detenciones ilegales, desapariciones y torturas.