...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Elecciones sin reformas electorales aislarían al Gobierno de Nicaragua, según expertos

El Gobierno afirma que ya se trabaja en las reformas pero la oposición desconoce el proceso


A un mes de que se cumpla el plazo dado por la Organización de Estados Americanos (OEA), al Gobierno de Nicaragua, para efectuar reformas electorales, no hay indicios de que se inicie pronto el proceso.

José Pallais, ex diplomático e integrante de la Coalición Nacional, afirma que unas elecciones presidenciales sin realizarse reformas electorales, se traduciría en una victoria para el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

“Estaría llevando al país a peores condiciones, la imagen a nivel social y económico de Venezuela, es más dura que los recuerdos que tenemos algunos de lo que vivimos en los 80 y a eso nos llevarían por negarse a consultar al pueblo”, dijo Pallais.

Por su parte Mauricio Díaz, ex embajador de Nicaragua ante la OEA, aseguró que el Gobierno al no dar señales de reformas electorales, está demostrando que planea este año imponer la “cubanización” o “venezolanización” del país.

“Están demostrando que quieren que se imponga un modelo unipartidario o de pluralismo controlado y que no nos permita disfrutar de un sistema político democrático, creo que el deber de los nicaragüenses es luchar por la vía cívica por la democracia, la libertad y una paz definitiva”, expresó el ex embajador.

Díaz coincide con Pallais en que existiría abandono económico y comercial internacional, si se realizan unas elecciones sin garantías y trasparencia, como lo demanda la comunidad internacional.

Bosco Matamoros, ex embajador de Nicaragua ante la OEA, manifestó que este organismo internacional debería ser invitado como observadores desde el proceso de negociación de las reformas, sin embargo, deben ser invitados por el Gobierno.

“No hay ningún impedimento, ni existe condiciones para que la OEA no se presente en Nicaragua y pueda ser parte de este proceso. Por otra parte, es una cuestión de orden operativo que se requiere casualmente el consentimiento del país que va a realizar esas elecciones”, mencionó Matamoros.

Según Pallais, hasta ahora no existe ninguna invitación por parte del Gobierno de Nicaragua, para que la OEA fiscalice las negociaciones de las reformas electorales.

“Los reglamentos y la Carta Democrática Interamericana de la OEA, exigen que tiene que ser a petición del país que va a realizar las elecciones, esa invitación no se ha dado, esa invitación la está esperando la OEA, quieren venir a tiempo y por eso pusieron mayo, si no se dan los cambios necesarios que están contenidos en los siete puntos que se aprobó en la Asamblea General, será la hora de decidir si vienen o no, si esas elecciones son observables o no lo son”, dijo el opositor.

Por su parte, el diputado del FSLN, Wilfredo Navarro, dijo al medio de comunicación internacional la Voz de América, que trabajan en las reformas que se negociarían con los opositores.

Según Navarro, solamente se cumplirán con cambios a los que el Gobierno del presidente Daniel Ortega se comprometió con la OEA en 2017.