...
Foto cortesía

Foto cortesía

Nicaragua no tiene cómo confirmar presencia del hongo negro, advierte médico

El tratamiento para esta infección es aún más caro que la medicina contra la Covid-19.


Ante la reciente confirmación de un caso de hongo negro en un paciente recuperado de la Covid-19 en Honduras, médicos de Nicaragua no descartan que en el país próximamente se presente esta infección, sin embargo, será difícil diagnosticarla.

El doctor José Luis Borgen, integrante de la Unidad Medica Nicaragüense (UMN), reconoció que en Nicaragua será difícil detectar si un paciente murió por hongo negro porque no se hacen autopsias en estos casos y los diagnósticos son hechos en base a tomografía y radiologías.

“Se detecta prácticamente porque un paciente con la Covid-19 tiene los síntomas de neumonía grave, se conecta un ventilador y entonces no mejora con los antibióticos, ni con las medidas que se toman, entonces el infectólogo que está haciéndose cargo del paciente hace el diagnóstico de presunción, es decir, va descartando todas las posibilidades y llega a la posibilidad de que puede haber un hongo infectando la neumonía, o sea, es prácticamente una neumonía, pero por un hongo”, explicó Borgen.

Aclaró que la enfermedad no es exclusiva para quienes padecieron de Covid-19, si no para las personas con un sistema inmunológico débil.

“Con esta enfermedad los tejidos se ponen negros, esa una infección que es oportunista porque busca a las personas que tienen defensa inmunológica baja y esa es una de las cosas que precisamente tienen los pacientes de coronavirus o que se han recuperado coronavirus, pero que además tienen otras condiciones que bajan sus defensas inmunológicas, como la diabetes, la hipertensión, enfermos renales crónicos o de cánceres”, dijo el médico.

El principal problema es que en Nicaragua, el tratamiento para esta enfermedad es incluso más caro que el que se utiliza para la Covid-19.

“Los fármacos son de uso poco frecuente y a veces no se encuentra en las diferentes unidades de salud, generalmente usan Anfotericina B, Anfotericina D o Isabo Fluconazol, que se usa por vía intravenosa y no está en la lista básica de medicamentos, ni del Ministerio de Salud (Minsa) ni del Instituto de Seguro Social (INSS), además tienen un alto costo”, aseveró Borgen.

El doctor José Antonio Delgado, experto en salud pública, aclaró que el hongo negro no es una enfermedad nueva, sino que está reapareciendo a raíz de la Covid-19 porque además del débil sistema inmunológico de los pacientes en donde se presenta, también se puede generar por el uso de algunos medicamentos para tratarla, como es la dexametasona y por la neumonía a causa de la pandemia.

El médico recordó que la enfermedad tiene una alta tasa de mortalidad de hasta el 50% de los casos.

“No es que el hongo negro es de la Covid-19, sino que los pacientes quedan débiles por esa enfermedad, a lo mejor en Nicaragua hubo algún caso, pero como no se hacen estudios no puedo confirmarlo, en mi caso particular no tengo antecedentes con pacientes que he tratado”, destacó.