...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Detectan vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y casos raros de trombosis

La OMS ve posible pero no confirmado el vínculo entre AstraZeneca y los trombos


El comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró hoy "posible, pero no confirmado", el vínculo entre la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca y el desarrollo de tromboembolismos en un número minoritario de pacientes que recibieron las dosis.

Agencia Europea del Medicamento (EMA) adelantó al diario italiano Il Messaggero que casos raros de coagulación sanguínea sí están vinculados con vacuna Covid-19 de AstraZeneca.

"Ahora lo podemos decir, está claro que hay un vínculo con la vacuna, que provoca esa reacción. Sin embargo, aún no sabemos por qué (...) En resumen, en las próximas horas vamos a decir que existe un vínculo, pero tenemos aún que entender por qué sucede", aseguró Marco Cavaleri, responsable de estrategia de las vacunas de EMA.

En un comunicado en similares términos a las conclusiones emitidas poco antes por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), la OMS indicó que es necesario seguir investigando los factores de riesgo de las vacunaciones, pero subraya que este tipo de efectos secundarios son "muy raros".

Los expertos del comité recuerdan que más de 200 millones de personas han recibido vacunas de AstraZeneca y que este tipo de efectos secundarios raros "deben compararse con el riesgo de muerte por COVID-19 y el potencial de las vacunas para evitar infecciones y fallecimientos por esta enfermedad".

La OMS recordó que la mayoría de los efectos secundarios tras recibir una vacuna, en general dos o tres días después, suelen ser leves.

En todo caso, recomendó que síntomas tales como dificultad para respirar, dolor en el pecho, de cabeza o abdominal, visión borrosa, inflamación de las piernas o aparición de manchas cutáneas en la zona donde la dosis fue inyectada deben ser examinados por un médico.

En su comunicado, la OMS no aludió a cambios en sus anteriores recomendaciones sobre el uso de la vacuna de AstraZeneca (la que está enviando en mayor cantidad a los países en desarrollo a través del programa COVAX), en las que había insistido en que los beneficios de este producto eran superiores a los riesgos.