...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

América Latina y el Caribe registra el mayor desplome de su actividad económica en 120 años

Esto es consecuencia de la pandemia de la Covid-19


A nivel mundial, América Latina y el Caribe es la que ha sufrido los mayores estragos de la pandemia a nivel sanitario y económico al registrar una caída superior al 7% del Producto Interno Bruto (PIB) regional en 2020, el mayor desplome de su actividad económica en 120 años impactando de forma directa en los niveles de pobreza y seguridad alimentaria.

El año pasado la pobreza extrema en la región registró niveles insospechados con un retroceso de al menos 2 décadas, lo que tuvo un impacto en el crecimiento de la inseguridad alimentaria de moderada a grave de hasta el 40,4%, precisó Iván Felipe León, representando de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Nicaragua.

Estos datos los recoge el Informe "Perspectivas de la Agricultura y del Desarrollo Rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2021-2022", elaborado en conjunto por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la FAO y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

El documento también revela que si bien se advierte que la crisis sanitaria provocará un aumento inminente de las desigualdades y brechas estructurales ya presentes como pobreza, el desempleo y falta de acceso a la educación, también estimulará nuevos sistemas vinculados a los modelos productivos.

“Uno de ellos es la digitalización de la agricultura. En tan solo 6 meses, entre diciembre del 2019 y julio del 2020 la digitalización a través de comercio, es decir, el uso del comercio digital pasó del 36 al 58%, esto es una tendencia que sin duda va a seguir creciendo”, subrayó León.

La FAO también proyecta un auge o desarrollo del uso industrial de la biomasa en la región, pues según León “se han venido generando nuevas formas de aprovechar y hacer (…) la parte verde las plantas que normalmente no se usan, específicamente para la creación de bioenergía y biomateriales”.

En la fase de recuperación en la post pandemia, la FAO proyecta que el cooperativismo y las formas asociativas del trabajo en la agricultura serán fundamentales en este proceso y se incrementarán en los próximos años.

Dentro de las acciones concretas que propone la FAO para el desarrollo rural en la post pandemia están ampliar la infraestructura tecnológica y la cadena de frío para los alimentos, incentivar la innovación agroalimentaria de cara disminuir perdidas y desperdicio de alimentos, integración de la información comercial preferiblemente en plataformas digitales donde esté disponible la oferta agroalimentaria de cada país.

A su vez, recomienda la participación activa de las mujeres en los sistemas agroalimentarios sostenibles en el cooperativismo y asociativismo.

“Hay diferentes iniciativas asociadas a la creación de centros virtuales de innovación en temas de alimentos como las innovaciones en materia de gestión de los alimentos, impulsar actividades de empleo no agrícola y finalmente algo que es muy relevante que es el tema de financiamiento especial para (…) infraestructura más resiliente ante los impactos del cambio climático", finalizó la FAO.