...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Indec recibió 943 denuncias por alteración a facturas de energía en el primer trimestre de 2021

En comparación al año pasado las denuncias disminuyeron en más de un 50%


El Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec), registró en el primer trimestre de 2021, un total de 943 denuncias por alteración en facturas de energía.

En estos tres primeros meses del año se reportaron 2282 denuncias menos que en el mismo de 2020, cuando recibieron 3,325 quejas.

Según la organización, esto responde a que la población está haciendo un uso racional del servicio energético y que la entidad de suministro eléctrico está dando mayor respuesta al usuario.

Marvin Pomares, director ejecutivo del Indec, refirió que en diciembre hubo una reducción del 15% del precio de la energía para quienes consumen menos de 150 kilovatios y 10.6% para los que consumen más 150, sin embargo, aún siguen recibiendo denuncias por alteración en las facturas.

“Esta baja además puede deberse a que Disnorte-Dissur ahora tiene un plan de dispensa que trata de que a todas aquellas personas que deben una gran cantidad de recibos solo van a pagar 5, creo que están acudiendo a la empresa, aquí vienen, les brindamos asesoramiento y se van”, explicó Pomares.

Por su parte la Consultoría de Defensa del Consumidor (CGC), recibió 80 denuncias, 100 menos que en el mismo periodo de 2020.

“La empresa ha abierto un poco más los tramites con los usuarios, creemos que es porque pasó a manos del Estado, que no quieren escándalos energéticos, buscan medidas para palear las denuncias, acomodan los kilovatios, si el usuario tiene más de 150, te lo suman a la factura siguiente, lo que le queda al usuario es economizar energía”, dijo Rubén Arriola, directo de CGC.

Arriola recomienda a la población, revisar periódicamente sus medidores de energía, para evitar excederse del porcentaje que cubre la reducción aprobada en diciembre pasado, haciendo un uso racionado del servicio energético.

El 84% de las acciones de la empresa distribuidora de energía Disnorte-Dissur fueron asumidas por el Estado de Nicaragua. Según la Cámara de Energía (CEN), la nacionalización de esta empresa ha generado “cambios que apuntan a bajas más adelante en la tarifa energética”.