...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

Disminuye interés de taxistas en renovar vehículos por crisis económica y sanitaria

Fenicootaxi espera colocar 80 y no 160 vehículos nuevos, a como tenían previsto


La Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis (Fenicootaxi) afirmó que por la situación sanitaria actual del país ha disminuido la demanda del servicio del transporte selectivo en un 15%, por lo que desmejorado la perspectiva de renovación de la flota vehicular para el sector.

Ahora, para finalizar el año podrían colocar 80 vehículos nuevos en lugar de los 160 que tenían previsto.

A la fecha el sector ha importado solamente 45 vehículos nuevos lo que significa una disminución del 50% en la renovación de la flota.

"Hay poco interés de los afiliados de endeudarse y adquirir responsabilidades financieras, más cuando no se sabe cuánto va a durar esta situación y cómo se va a seguir comportando la economía del país, las obligaciones financieras implican garantías que ponen en riesgo el patrimonio de los concesionarios que invierten", manifestó Vidal Almendarez, presidente de Fenicootaxi.

Según Almendarez, ante la poca oportunidad de los trabajadores del volante de renovar su unidad se enfrentan a mantener el servicio, pero frente a incrementos entre 30 y 40% en repuestos.

"Hay una disminución significativa en la demanda, vemos que los compañeros se quedan con las unidades actuales y por ende hay mayor necesidad en invertir en los repuestos, pero, aunque se repare la unidad al transcurrir el tiempo estas se van a ir deteriorando y obviamente tiene una afectación en la calidad de las unidades que prestan el servicio", dijo.

Los precios de las baterías y llantas han experimentado un aumento entre 30% y 35%, a eso se le suma el costo de los lubricantes, que también han aumentado entre 10% y 15%.

Esto al final se traduce en mayores costos operativos para el taxista afectando sus ganancias.

"Debemos incluir las alzas de los combustibles, estamos hablando de que se requieren más de C$5,600 mensuales para comprar la misma cantidad que en noviembre del año pasado, también los vehículos muestran un incremento del 30% con relación a los precios que anteriormente se manejaban porque hay un incremento en los fletes", declaró.

Antes de la pandemia un contenedor de 40 pies costaba entre 3,200 a 3,500 dólares y ahora ronda los $16,000.

"En esta situación la única alternativa que le queda al taxista es incrementar la tarifa lo cual genera una dificultad para los usuarios que también sufren los efectos de la crisis”, resaltó Almendarez.

Previo a la pandemia, el sector transporte urbano selectivo colocaba anualmente entre 160 y 200 unidades de taxis nuevos.