...
Foto Lorenzo Vega

Foto Lorenzo Vega

Nicaragüenses mayores de 30 años madrugan para vacunarse contra la Covid-19

Otros incluso pasaron la noche del domingo haciendo fila para poder vacunarse contra el virus


Desde tempranas horas de este lunes 20 de septiembre, los nicaragüenses mayores de 30 años hicieron largas filas para poder acceder a la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19.

Según el plan de inmunización del Ministerio de la Salud (Minsa), a partir de este lunes se inicia con la aplicación de la vacuna contra el coronavirus para los ciudadanos mayores de 30 años en los departamento de Managua y Carazo.

El inmunizante que están aplicando es el de AstraZeneca, que llegó al país gracia a una donación del reino de España como parte del mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque muchos hoy madrugaron para ser los primeros en inmunizarse, otros ciudadanos prefirieron pasar la noche del domingo haciendo fila cerca de los centros de salud y hospitales a fin de poder recibir la primera dosis de la vacuna.

Ciudadanos con silla en mano, agua, mascarillas entre otros enceres guardaron su lugar en los respectivos centros de vacunación, sin embargo, no respetaron el distanciamiento social; una de las medidas necesarias para evitar el contagio de la Covid-19.

En Diriamba, los ciudadanos se desbordaron en el Hospital del Maestro para recibir la primera dosis del inmunizante.

Algunos pobladores también decidieron esperar un turno desde la noche.

En el Hospital del Maestro las autoridades sanitarias destinaron 2,000 dosis para la ciudadanía.

En el hospital Manolo Morales en Managua el panorama fue similar.

Desde la media noche del domingo se apostaron ciudadanos a guardar lugar, pero con el objetivo de hacer negocio.

“Estaban vendiendo lugares a mil córdobas, pero el personal administrativo se percató de la situación y les dijeron que no lo podían hacer, les dijeron que si ellos se iban a vacunar lo hicieran, pero nada de dar lugares, estuvieron atentos y ese tipo de altercados no se dieron”, dijo María Morales, comerciante dentro del hospital Manolo Morales.

El ciudadano Oscar Paiz se presentó desde las 3 de la mañana desde Las Sierritas de Santo Domingo con el fin de recibir la primera dosis de la vacuna.

“Dieron prioridad a las personas de la tercera edad, en las filas hubo gente que quiso meterse, pero fue la misma población que las sacó y les dijeron que como todos tenían que esperar su turno, que respetaran”, expresó Paiz.

A eso de las 8 de la mañana la cola para poder vacunarse en este hospital llegaba hasta el Polideportiva España, a unas 8 cuadras del centro.

“Yo vine desde la 4 de la mañana, he caminado de 8 a 9 cuadras casi le damos la vuelta al hospital y pasamos por el barrio aledaño que queda por el Polideportivo, siempre aglomerados, es difícil mantener la distancia, pero protegidos con doble mascarilla, nuestro alcohol gel o líquido y tratando de guardar distancia en la medida de lo posible”, manifestó la pobladora Fátima Cajina.

En el hospital Bertha Calderón en Managua también inició la vacunación para personas mayores de 30 años. Ahí, las filas fueron ordenadas.

“Se forma una especie de caracol dentro del hospital para que la gente no esté afuera, una vez vacunado te dejaban en observación unos 10 minutos en una sala para ver si presentabas algún síntoma”, dijo una ciudadana bajo anonimato.

La fuente aseguró que una enfermera constantemente con un megáfono recordaba a la población que había prioridad para personas de la tercera edad y con discapacidad.

“Mucha gente llegó pidiendo segunda dosis, ya tenían la primera y la enfermera les decía que no había segunda dosis, que esto era solo primera dosis, también les decían a las embarazadas que no les iban a vacunar, varias embarazadas fueron sacadas de las filas”, agregó la fuente.