...
Cortesía

Cortesía

Aproquen registra aumento en el número de casos de quemados graves tras la pandemia

Esta organización atiende de forma gratuita a niños quemados a través de la línea de emergencia 2276 2142 extensión 8 5800.


La Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen) registra un aumento de pacientes con quemaduras graves al manipular elementos líquidos, en su mayoría menores de 5 años que corresponde al 67% de los casos que reciben.

Esta cifra viene en alza desde que la pandemia se registró en Nicaragua.

“Un 92% de los casos son de niños que se queman dentro de las casas y la mitad, el 50% de los casos, se queman en la cocina. Si los niños menores de 5 años son los que más se queman podemos decir que no tienen bien desarrollada su conciencia exponiéndose a factores de riesgo sin saber que va a sufrir un daño, este grupo poblacional es el más propenso a este tipo de flagelos”, dijo el doctor Mario Pérez, director médico de Aproquen.

De acuerdo con el médico cirujano, la mayoría de niños quemados quedan al cuidado de menores y de personas de la tercera edad, quienes no están aptas para controlarlos, por ello recomiendan mejorar la supervisión a los niños y niñas y evitar el acceso a las cocinas.

“Recomendamos supervisión constante para los niños, no hay que dejarlos solos porque solo bastan unos segundos para que ocurran accidentes, en la cocina es donde más ocurren las quemaduras, hay que poner barandas para que el niño no entre, evitar que los niños tengan contacto con fósforos, candiles, planchas y sartenes”, refirió.

En esa misma línea considera de vital importancia evitar construir fogones sobre el suelo o en el patio, en espacios donde el niño pueda estar jugando y pase accidentalmente cerca.

Quemaduras por manipulación de pólvora representa 1% de los casos

Pérez señaló que en cuanto a quemaduras por manipulación de pólvora el registro es de apenas el 1%, sin embargo, para esta época navideña es esencial implementar medidas de seguridad en la familia.

“Este tipo de quemaduras no solo producen daño por el calor sino que la onda expansiva de estos productos en las manos de niños produce fracturas diminutas en las frágiles cadenas óseas lo que provoca una destrucción completa de los huesos o de los tejidos blandos, esto deriva en una amputación de dedos e incluso en pérdidas no solo parcial sino completa de la mano”, explicó.

De acuerdo a las estadísticas de la organización, el 40% de los casos de niños quemado con pólvora es un familiar quien le proporcionó este producto, en el 20% de los casos a los niños les venden pólvora en pulperías e incluso hasta se la fían.

“Entre los agentes que producen mas daños están los cohetes y en casi el 50% los arbolitos de navidad, se queman las manos o bien las piernas porque se las meten en los bolsillos y toman fuego, se debe tener cuidado con las candelas romanas que por mala manipulación se pueden presentar quemaduras en tercer grado”, indicó.