...

Dos policías serán juzgados por operación con 28 muertes en una favela de Río

Los agentes investigados fabricaron pruebas falsas en el lugar donde presuntamente fue ejecutado un sospechoso.


La Justicia brasileña aceptó la denuncia contra dos policías de Río de Janeiro, acusados de actuar de manera irregular durante una sangrienta operación en mayo pasado que se saldó 28 muertos en la favela de Jacarezinho, en el norte de la ciudad, informaron este lunes fuentes oficiales.

La magistrada Elizabeth Machado decidió dar proseguimiento a la querella formulada por la Fiscalía, que asegura que los agentes investigados fabricaron pruebas falsas en el lugar donde presuntamente fue ejecutado un sospechoso.

El Ministerio Público de Río sostiene que la dupla de policías, identificados como Douglas de Lucena y Anderson Silveira, está implicada en el asesinato de ese sospechoso cuando este estaba rendido, desarmado y herido en el pie en el interior de una casa.

Según la denuncia, también sacaron el cadáver del local antes de la pericia correspondiente y le atribuyeron la posesión de una pistola, un cargador y una granada que colocaron en el lugar de los hechos.

Este es el primer proceso judicial abierto relacionado con la operación policial que tuvo lugar durante 9 horas el 6 de mayo pasado y que tenía por objeto combatir el reclutamiento de menores por parte de traficantes.

Sin embargo, la acción terminó convirtiéndose en la mayor masacre policial en la historia de Río de Janeiro, con un balance de 27 civiles y 1 policía muertos. En la época, el juez Luiz Edson Fachin, de la Corte Suprema de Brasil, afirmó haber visto indicios de "ejecuciones arbitrarias" en videos que analizó.

Según esos videos, algunos de ellos publicados en las redes sociales, durante el operativo los uniformados invadieron domicilios sin autorización judicial, dispararon a personas rendidas y confiscaron los celulares de los testigos.

La Policía Civil negó en su día todas las acusaciones de abusos y afirmó que actuó de forma planificada y bajo la supervisión de la Fiscalía.

Los presuntos abusos cometidos durante esa operación están siendo analizados caso por caso, por lo que es posible que la Fiscalía presente más cargos con otros policías que participaron en la acción.