...
Foto Cortesía.

Foto Cortesía.

Gobierno debe definir y hacer pública estrategia de vacunación, recomienda epidemiólogo

Para que la población tenga detalles concretos de cómo se realizará este proceso y pueda vacunarse de forma segura.


Esta semana el Gobierno de Nicaragua hizo público su proyecto de intención de compras de al menos 4 vacunas contra el Covid-19 para inmunizar a más de 3 millones de personas, sin embargo, las autoridades de salud todavía no presentan un plan o estrategia nacional de vacunación, instrumento fundamental para llevar a cabo un manejo adecuado de la pandemia, refiere experto.

Leonel Argϋello, epidemiólogo e integrante del Comité Científico Multidisciplinario, explicó que definir una estrategia nacional le permitirá a las autoridades planificar en detalle el proceso de inmunización y tener un control epidemiológico preciso.

Lea: Covax entregará en marzo vacuna contra el Covid-19, pero en cantidades limitadas

“Sí, debés tener una estrategia, un plan que todavía no lo hemos visto, un plan que te diga por ejemplo: León va a recibir esta vacuna nada más, o la gente con estos números de cédula van a recibir esta vacuna. Hay miles de maneras de organizarlo, pero debés tenerlo bien organizado para que no haya confusiones”, manifestó.

Debido a que Nicaragua podría adquirir la vacuna de Covid-19 de tres laboratorios distintos, cuyas eficiencias y forma de aplicación varían hasta cierto punto, Argϋello recomienda que en la estrategia se debe definir el uso de una sola vacuna para cada territorio y grupo de población, es decir, garantizar que la aplicación de las dos dosis de la vacuna corresponda a la de un mismo laboratorio y no combinar vacunas de distintos laboratorios.

“Recordemos que lo peligroso es que yo no me puedo poner la primera dosis de una vacuna (de un laboratorio) y la segunda de otro (laboratorio) porque no me sirve, estaría botando el dinero, entonces hay que estar muy claros qué vacuna recibí yo en mi primera dosis y qué vacuna tengo que recibir en la segunda dosis”, dijo.

Advirtió esto porque en el caso de la vacuna rusa, que todavía no tiene el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la dosis está compuesta de dos partes A y B, es decir, la primera dosis no es igual a la segunda dosis.

En toda estrategia se debe plasmar de manera precisa las poblaciones y territorios a proteger en el país, la vacuna que se utilizará, la forma cómo se agendarán las jornadas de vacunación etc; esto también para que la población tenga detalles concretos de cómo se realizará este proceso y pueda vacunarse de forma segura, dijo Argüello.

“Suponete que en el barrio de Managua Jorge Dimitrov vienen y vacunan con las tres vacunas, va a ser un relajo, porque cómo vas a saber a quién le pusiste qué. ¿Vas a llevarlo apuntado o vas a hacer un APP y va a poner una huella digital para saber así? ¿ O le vas a dar una tarjeta de diferentes colores a cada persona para saber qué vacuna le toca? Imaginate qué difícil es andar en un barrio con un termo con 4 tipos de vacunas, es complejísimo”, subrayó.

Además: La pandemia del Covid-19 puede ser mucho peor en 2021, dice la OPS

El monitoreo o muestreo para evaluar la eficacia de la vacuna independientemente del laboratorio, también debe ser parte de la estrategia, según el epidemiólogo. Explicó que con las tres vacunas que Nicaragua pretende comprar se debe tomar de cada paciente una muestra de sangre antes de la primera dosis y otro examen de sangre después de la segunda dosis para ver si efectivamente la vacuna “levantó anticuerpos y si es eficaz o no”.

La decisión del Gobierno de incluir la vacuna rusa dentro de su proyecto de compra, según el epidemiólogo, de momento es arriesgada porque su seguridad y efectividad todavía no ha sido aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).