...
Foto Salvador García / VOS TV

Foto Salvador García / VOS TV

Técnicas para actuar ante un intento de secuestro

En el último mes se han reportado varios casos de mujeres desaparecidas


Ante las constantes denuncias por secuestros, agresiones y robos a mujeres, expertos en defensa personal sugieren aprender algunas técnicas básicas que podrían ayudar a una persona ante una situación como esta.

Carlos Narváez, director de la Federación Internacional de Krav Maga, aclaró que hay que estar consciente que la autodefensa no soluciona la violencia contra la mujer, pero si la empodera, la hace tener mayor capacidad de reacción ante estas situaciones y conocer los puntos débiles de los agresores.

“Yo lo golpeo y debo confiar en que ahí lo voy a dañar, está primero la integridad física o mi vida, los puntos débiles son la nariz, es un buen punto para golpear porque tiene muchas terminaciones nerviosas y puede provocar un poco de lagrimeo y dolor, da tiempo necesario para huir. En el caso de los hombres, la parte de los testículos al golpearla ya sea con la mano a patearlo, es la de mayor debilidad”, agrega Narváez.

Según Narváez, al momento de reaccionar ante una situación de peligro, se debe estar consciente que lo primero que se debe hacer es huir, una vez se ponga en práctica la autodefensa.

También explica, que tapar la boca es lo común entre victimarios, porque lo que se pretende es que la víctima no grite, no llame la atención y cortar un poco la respiración, permitiendo su traslado a un determinado sitio.

El director de Krav Maga señala, que las mujeres con cabello largo pueden ser presa fácil de un agresor u secuestrador, ya que la puede agarrar con más facilidad o arrastrarla hacia otro sitio.

“Se ha comprobado que a los agresores les gustan las mujeres con el pelo largo, entonces son vitales los primeros segundos, con el mínimo contacto al cabello la mujer debe girar su cuerpo y patear a los bajos y no dar dos segundos de reacción al victimario”, ejemplifica Narváez.

En el caso de ser cargada por abdomen y tener amarrados los brazos, la mujer debe patalear hacia su parte baja (del agresor), lo que ocasionará que la suelte y le permitirá huir.

Según Narváez, es muy común que el agresor trate de entablar una conversación con la víctima, para posteriormente tomarla por la fuerza y llevársela.

“Al agarrar de las dos manos a la mujer, la mujer debe buscarle la parte débil del agarre que es entre el dedo índice y el pulgar, hacemos la técnica de romper el agarre y después debe huir”, expone el instructor en defensa personal.

Narváez recomienda a las mujeres, no permitir que los desconocidos se les acerquen a menos de un metro y que ante una situación de peligro, pongan en práctica las recomendaciones antes mencionadas o pedir ayuda, si es posible.