...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Muertes de niños por automedicación y mal suministro de medicamentos deben ser investigadas, según abogada

Los médicos insisten en que la automedicación es perjudicial para la salud


Ante los últimos casos que se han registrado en Nicaragua de muertes de niños menores de cinco años por automedicación y mal suministro de medicamentos, una abogada experta en derecho penal, considera que este tipo de hechos deberían ser investigados por el Ministerio de la Familia y las autoridades de la Policía Nacional, para determinar la responsabilidad de los padres de familia o el médico tratante.

La abogada Eilyn Cruz, exfiscal del Poder Judicial y experta derecho penal, asegura que en este tipo de casos se deben formar comités multidisciplinarios y no solo confiar de la investigación policial.

“Esto es con un análisis forense, con un estudio del Instituto de Medicina Legal (IML), aquí tendría no solo que intervenir una disciplina, sino un médico forense, un toxicólogo forense, para determinar exactamente las causas del fallecimiento, pero también un psicólogo, un psiquiatra, el Ministerio de la Familia y de la Mujer, porque podrían existir casos en los que había violencia intrafamiliar, entonces no solo se remite a los hechos, sino que a los antecedentes”, explicó Cruz.

La experta aclaró que no solo estos casos públicos deben ser investigados, sino también las muertes de niños en las que se sospeche que los padres de familia o médicos hayan incurrido en el delito de homicidio imprudente.

“Son casos en los que hay que verificar si los padres realmente suministraron al menor el medicamento exacto que el médico le dijo o dieron un medicamento distinto, o el medicamento que esté médico le dio al niño no era aplicable, porque a lo mejor el niño presentaba algún tipo de alergia o no le dio la dosis que era, cada caso cabe destacar que es distinto, pero para ello insisto en un comité de varias disciplinas”, expresó Cruz.

Según la abogada penalista, el delito de homicidio imprudente es una infracción al deber objetivo de cuidado y según el Código Penal contempla castigos de hasta 5 años de prisión.

“Es decir el homicidio imprudente lo comete una persona que está encargada y tiene la responsabilidad de dar el cuido a una persona sobre todo un menor de edad o es quién está suministrando un medicamento y que no está cumpliendo con las normas de cuidado”, manifestó Cruz.

Ante este tipo de casos los médicos insisten que como sociedad se debe trabajar en erradicar la cultura negativa de la automedicación por sus efectos nocivos.

El doctor José Antonio Delgado, experto en salud pública, señaló que los procesados siempre serán los médicos, porque no existen investigaciones exhaustivas de los antecedentes de los pacientes menores de edad.

“Muchos de los niños llegan a las emergencias con situaciones complejas de salud producto del descuido de los padres de familia, un niño que se quema por un fuego en el patio de la casa es responsabilidad del padre de familia, el niño que se electrocuta con el tomacorriente es responsabilidad del padre de familia, hay antecedentes del descuido del padre de familia, pero si el niño fallece siempre la culpa dirán que es solo del médico y son procesados”, mencionó Delgado.