...
Foto cortesía

Foto cortesía

Recomendaciones a padres de familia que quieran vacunar a niños y adolescentes contra la Covid-19

La vacunación a este sector de la población se hará con dosis de origen cubano


Nicaragua aplicará a niños y adolescentes de 2 a 17 años las vacunas cubanas Soberana y Abdala, las que no han sido aprobadas por organismos sanitarios internacionales.

Ante esta situación, médicos dejan a criterio de los padres de familia atender el llamado a la vacunación, haciendo hincapié en que ningún inoculante va a dañar el organismo de los menores de edad.

El doctor Alejandro Lagos, experto en salud pública, manifestó que la transmisión de la Covid-19 en este grupo de la población es poca en Nicaragua.

Lagos refirió que en su caso ha atendido apenas a tres pacientes (entre los 4 a 19 años) con sintomatología del virus.

“El propósito (de la vacunación) es el mismo, proteger a ese grupo etario para que no se contagie de la Covid-19, sin embargo, al ser voluntaria debe estar sometido a la decisión de la familia, entonces si las familias quieren esperan a la dosis que envíe el mecanismo Covax para ellos, o esperar a que aprueben las cubanas están en su derecho, pero si alrededor de ese infante hay mucha población en riesgo pues se pueden vacunar”, declaró Lagos.

El Gobierno de Cuba se reunió a mediados de septiembre con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para iniciar el proceso de aprobación de las vacunas, las cuales tiene alrededor de un 92% de efectividad.

Según Lagos, no se reportan eventos adversos graves ni severos luego de la aplicación de las dosis, aunque la mayoría sufre malestar general, lo cual no debe causar alarma al paciente.

“Puede haber dolor de cabeza, gripe leve, puede haber rinorrea (nariz congestionada); o bien febrícula (fiebre prolongada), es la misma sintomatología de las otras vacunas”, expresó Lagos.

Especialistas recomiendan a los padres de familia que van a vacunar a los niños que ellos previamente no hayan tenido malestares como gripe, tos, diarrea, entre otros padecimientos.

“Lo más recomendable es llegar lo más sano posible que pueda, que no tenga asma o tos, si el niño o niña tiene diabetes, pídale a su doctor de cabecera que se la controle, tienen varios días para no permitir que se enferme y así poder vacunarlo”, manifestó el médico.

El Gobierno de Nicaragua no ha especificado si las inyecciones serán adquiridas como compras o donaciones, pero es la primera gestión individual que realizan y no a través del mecanismo Covax.

Rosario Murillo, vicepresidente de Nicaragua, señaló que hay un universo de 2 millones 102 mil 366 niños, niñas y adolescentes, que en dependencia de la decisión que tomen los padres de familia podrán inmunizarse a partir del 20 de octubre.