...
Foto Margin Pozo / VosTV.

Foto Margin Pozo / VosTV.

Nacer con una discapacidad no le impidió luchar por sus sueños

Te contamos la historia de Meybell Contreras, una de las protagonistas de la tercera temporada de Rompiendo Barreras.


Meybell Contreras nació con una discapacidad físico motora, una condición que, según los médicos, se dio por nacimiento congénito.

Nora Bone, mamá de Meybell Contreras, comenta que la etapa de su embarazo fue normal, no tuvo ninguna complicación; sin embargo, la sorpresa fue al dar a luz. No la dejaron que viera a la niña en ese momento, no supo cuál fue el motivo. Luego, cuando los médicos la llevaron a conocerla, ella se desmayó de la impresión, no sabía cómo enfrentar esa noticia: la niña había nacido sin sus miembros inferiores.

Lea: Debido a la falta de oportunidades por su discapacidad, decidió emprender su propio negocio

Bone contó con el apoyo de su suegra y hermanas para superar ese episodio difícil y triste. Con los años, Meybell preguntaba por qué había nacido así. Su mamá no sabía qué responder, los médicos no le dieron un diagnóstico certero sobre el origen de su discapacidad.

Pese a esta situación, Nora no se dio por vencida. Estudió pedagogía para estar cerca de Meybell. Estaba pendiente de cada detalle en el colegio, era muy protectora, pero nunca la trató con lástima, al contrario, le enseñó a valerse por sí misma, no dejarse amedrentar por los demás y creer en sus sueños.

Educación Superior

Pasaron los años. Llegó la hora de inscribirse en la universidad, tenía claro la carrera que elegiría “derecho”; sin embargo, su mamá se lo impidió porque sentía que era una carrera muy riesgosa y la convenció para que optara por Contaduría Pública, la cual está por finalizar.

Meybell pensó que en la universidad no se le iban a presentar barreras, pero fue donde más las encontró. Uno de los mayores obstáculos: la accesibilidad. Contreras señala que no todas las universidades del país cuentan con infraestructura adecuadas para las personas con discapacidad. Ella usa silla de ruedas y para ingresar es un dilema, no hay rampas, ni espacios que le permitan llegar con facilidad a las aulas de clases.

Contreras comenta que le fascina estudiar, aprovecha cada oportunidad que la vida le da para preparase, considera que entre más aprenda se la hará más fácil encontrar oportunidades.

Foto Margin Pozo / VosTV.

Antes que iniciara la pandemia del Covid-19, había tomado un curso de inserción laboral de personas con discapacidad e impartía clases virtuales a otros jóvenes.

Vida familiar

Dos de los episodios más bonitos de su vida, ha sido aceptar a Dios en su corazón y conocer a su esposo.

A su esposo lo conoció jugando baloncesto, se convirtió en su mejor amigo, su confidente y luego nació entre ellos un gran amor. Su mamá relata que se sorprendió cuando le compartió que había tomado la decisión de casarse.

Cuando Meybell le comunicó a su mamá sobre su deseo de casarse, ella pensó que se trataba de una broma, pero al final se dio cuenta que las intenciones de su hija eran serias, por lo que decidió apoyarla.

El pastor Lennín Munguía, de la iglesia Bethel Nejapa Casa de Dios, ubicada en los antiguos Juzgados de Managua, expresa que para él fue una bendición ser el líder de la ceremonia religiosa y compartir ese momento tan especial con ellos.

Asimismo, comenta que como pareja son ejemplo. Sirven a Dios con todo su corazón y usar una silla de ruedas no los limita para salir a las calles a compartir la palabra de Dios con otras personas.

Más: Demostró que es capaz de lograr lo que se propone y sueña con ser canciller de Nicaragua

“Le doy gracias a Dios por mi discapacidad porque ha sido un impulso, un motor que me ha ayudado a seguir adelante y hoy veo que no es malo, es bueno porque al final no voy a retroceder el tiempo, no lo voy a remediar, así nací. Y cuando sos capaz de aceptarte sos capaz de decir: me acepto y me amo tal y cual soy, y voy a seguir adelante”, refiere Contreras.

Quienes la conocen expresan que es una joven con mucho carisma, liderazgo, trabajadora y con muchos deseos de seguir luchando por nuevos sueños.