...
Foto Cortesía

Foto Cortesía

Fondo Verde para el Clima aprueba financiamiento de $174.3 millones para corredor seco de Centroamérica


El Fondo Verde para el Clima (FVC) aprobó la propuesta de financiamiento del Programa del Corredor Seco Centroamericano presentado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por un monto de $174.3 millones.

El objetivo del programa es incrementar la capacidad de adaptación a los efectos de cambio climático de los países de la región.

El presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi, explicó que esta iniciativa forma parte del Programa Centroamericano de Reconstrucción Resiliente por $2,513.0 millones aprobado por el BCIE en noviembre de 2020 como respuesta a los efectos de los huracanes Eta e Iota.

"Su objetivo es proveer recursos a los países de la región para el financiamiento de proyectos que enfrenten y prevengan los desastres naturales para adaptarse a los efectos del cambio climático e implementar medidas de corto, mediano y largo plazo”, resaltó Mossi.

Del monto total aprobado por el FVC, $84.3 millones son en calidad de donación para implementar medidas de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE), $60.0 millones serán recursos reembolsables canalizados a través de instituciones financieras aliadas del BCIE y US$30.0 millones para garantías parciales que respaldarán los créditos.

Los recursos beneficiarán a 2.4 millones de personas a través del acceso a asistencia técnica y crédito para la implementación de prácticas de adaptación al cambio climático.

La Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR) calificó de positivo tal financiamiento y manifestó la necesidad de no solo establecer medidas que ayuden a la población a ser resilientes ante esta situación sino a fomentar el buen manejo del agua, suelo y bosques.

"Se requiere planificación en base a la cuenca hidrográfica, sistema natural en el que está organizado los ecosistemas. Generalmente se hace una planificación, quizás a nivel de municipio, pero lo ideal es que sea a través de las cuencas que son los límites naturales, que también las subcuencas, microcuencas y fincas", dijo Rosa Matamoros, facilitadora de la MNGR.

Añadió que la principal afectación en esta zona es la carencia de agua por ende es elemental apoyar a las familias con métodos que contribuyan a un mayor aprovechamiento de las aguas cuando llueve, líquido que se pierde en las corrientes superficiales.

"Se debe llevar a cabo un sistema para aprovechamiento de agua, no solamente pensándolo como infraestructura física para captarla, sino llevar planes de manejo que contribuyan a restaurar los sistemas naturales", expuso Matamoros.

El ambientalista Raomir Manzanares señaló que el corredor seco de la región actualmente enfrenta olas de calor y sequías constantes que afectan directamente la economía de las familias que habitan en la zona, que se dedican a la agricultura.

"Nosotros ya hemos manifestado que es urgente atender el tema del cambio climático en esta zona del país y trabajar de forma conjunta para adaptar a las poblaciones rurales y locales con un plan nacional consensuado con todas las autoridades”, dijo Manzanares.

Para que esta situación no afecte la productividad en la zona se puede hacer uso de semillas que se adecúan a este tipo de cambios en el clima.

"Cuando llueve en estas zonas hay inundaciones que afectan los cultivos y se generan plagas, por eso este fondo es ideal para mitigar esta situación invirtiendo en nuevas técnicas de sobrevivencia", agregó.