...
Imagen referencial / Cortesía

Imagen referencial / Cortesía

Propuesta de reforma a la Ley Electoral es presentada en plenario de la Asamblea Nacional

La oposición afirma que la propuesta no es acorde a las demandas de la población


Tras ser presentada ante el plenario de la Asamblea Nacional este miércoles, fue remitida a Comisión, la Iniciativa de Ley de Reforma a la Ley 331, Ley electoral que propuso la bancada sandinista.

Para sectores de la oposición, las expectativas o pronósticos que ya habían hecho sobre esta iniciativa de reforma se quedaron cortos, pues superó la llamada “reforma cosmética” que esperaban.

Integrantes de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), ha visto con mucha preocupación esta iniciativa de reforma la que calificaron de inconstitucional, represiva, excluyente, que busca eliminar toda posibilidad para que la oposición participe en las próximas elecciones y asegurar la perpetuidad del actual gobernante en el poder.

José Peraza, integrante del Consejo Político de la UNAB, manifestó que esta reforma ignora todas las recomendaciones que han hecho la comunidad internacional, los organismos de observación electoral nacionales e internacionales, la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la demanda del pueblo nicaragüense de una transición pacífica para que retorne la democracia al país.

“Introduce las leyes inconstitucionales y represivas a la Ley Electoral para cercenar los derechos de la oposición y de las fuerzas democráticas para rescatar la democracia y transitar a la democracia (…) No da muestras de que los nicaraguenses podamos recuperar las libertades, más bien es una ley represiva que trata de eliminar las posibilidades de que la oposición se organice para poder participar en procesos electorales”, señaló Peraza.

Peraza afirmó, que la UNAN concentrará sus esfuerzos para “cambiar la lógica represiva y excluyente que tiene ese proyecto de ley” y llamó a todas las organizaciones políticas de oposición a cerrar filas para que dichos cambios a la normativa no sea aprobados.

La iniciativa de reforma, impide que aquellos ciudadanos de la oposición que desempeñaron un papel activo y protagónico en contexto del estallido social de abril 2018, puedan competir en la contienda electoral como candidatos a la presidencia de la república, asimismo elimina el ejercicio democrático de la observación electoral y lo limita a simples “acompañantes”.

A su vez, le impide a las organizaciones y partidos políticos de oposición recibir fondos del exterior.

“Estas propuestas de reformas son una absoluta burla y no las vamos a aceptar y vamos a trabajar para lograrlas (las que se han demandado) porque aquí definitivamente el régimen está entre la espada y la pared. No vamos a aceptar unas reformas como las que él (Daniel Ortega) está proponiendo, a su medida”, afirmó Tamara Dávila, del Consejo Político de la UNAB.

Durante la emisión de su programa radial En Comunidad con Félix Maradiaga, este pre candidato señaló el pasado martes que “es inaceptable un proceso electoral en base a esas condiciones, no solamente por las inhibiciones a los candidatos opositores que se dan de manera arbitraria, sin ninguna justificación y sin ningún debido proceso” sino porque “limita la capacidad de la oposición de financiamiento al no permitir el financiamiento exterior, no da garantías absolutas para la movilización, además de eso ratifica el Estado policial que se ha venido instaurando desde el 2018”.

A pesar del rechazo que ha generado esta iniciativa de reforma, hasta ahora ningún partido político de oposición ha sido claro en manifestar si decidirá participar o no en las próximas elecciones de noviembre si se aprueba dicha modificación a la ley.